viernes, 10 de abril de 2009

Piel perfecta

La piel se renueva cada 28 días, sin embargo, conseguir que tenga un aspecto inmejorable día tras día es difícil aunque muy posible.
El secreto para lograrlo reside en dos pasos básicos: hidratación y exfoliación. Y para tener el cutis de terciopelo hay que realizar ciertos pasos:
Limpieza profunda - Este paso es imprescindible para eliminar la suciedad diaria puedes usar un gel desmaquillante y equilibrante .
Exfoliar la piel - Puedes hacerlo de manera natural, mezclando 2 cucharadas de avena molida con una de yogur natural y otra de miel. Frota delicadamente el rostro con esta pasta cuando te duches, haciendo movimientos circulares suaves y aclara con agua tibia.
Hidratar la piel - El gérmen de trigo es uno de los mejores hidratantes naturales que existen, sobretodo si tu piel es seca.
Hay ciertos alimentos que suavizan y mejoran tu aspecto como:
Fruta fresca - La vitamina C que contiene aumenta la renovación celular. Abundante en el kiwi, naranja y limón, la mandarina o el pomelo.
.Yema de huevo - Es rica en azufre, un mineral esencial para la producción y regeneración del colágeno.
Aceite y frutos secos - El aceite de oliva prensado en frío, las nueces y las almendras contiene vitamina E, fuente de juventud para el cutis porque combate los radicales libres y previene el envejecimiento.
•Muesli - favorece la concentración de vitamina E en las células, sobretodo en las de la piel. Procura tomar cada día una taza.
Uno de los secretos mejor guardados de las antiguas Geishas japonesas para tener una piel aterciopelada, era bañarse con sake, un vino hecho con arroz. El truquillo está en añadir al agua del baño 1 litro de esa bebida y sumergirse en ella 30 minutos. Si os atrevéis ya me contaréis los resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario